La Crónica de Benavente

vallesbenavente@terra.es

lunes, febrero 13, 2006

Artículo de opinión

DESBOCADO*

por José Ignacio Martín Benito

No corren buenos tiempos para la política. Mejor dicho, para su práctica. Parece que el efecto cascada o dominó ha descendido desde las esferas nacionales hasta las locales. Hay quien entiende que la práctica de la oposición es romperle el traje y desnudar al contrario y, así, vapulearle con escarnio en la arena pública, cual Ecce Homo, con insultos e improperios.
Hay, también, quienes piensan que cuanto mayor sea la escalada verbal, más eco tendrá su oposición; que cuanto más se agreda a los contrarios, estos serán más débiles y los agresores más fuertes.
Desde unos meses para acá hemos oído en Benavente de todo. Justamente, desde el tiempo en que abandonó Ángel Cachón el grupo popular y la portavocía la asumió Manuel Vega, la subida de tono y de ruido ha ido en aumento.
Uno, que entiende que la política es el empeño por conseguir una sociedad mejor y más justa, no acaba por acostumbrarse al ruido y al insulto. Tengo el convencimiento que también otras muchas personas de buena voluntad reprueban estos métodos y estas formas y lo que quieren es que se actúe con serenidad. Para conseguir resultados es preciso trabajar con la cabeza fría y el corazón caliente, no al revés.
Por eso, la escalada verbal de la que algunos están haciendo gala desde los bancos de la oposición es reprobable. No todo vale en política. Se comienza por llamar “inútil” a un concejal; se continúa por decirle a otra concejala “que se marche para su casa a hacer lo que sabe”; se insulta a un técnico llamándole “el brazo tonto del PLB”; a los rivales políticos se les califica como “el trío la-la-la” y a los consejeros del Centro de Transportes se les llama “los cinco lobitos”.
Todas estas “lindezas” no hacen sino prostituir la lengua de Nebrija y de Cervantes. La oratoria del español que manejan algunos les puede servir para hacer una gracia en “un ambiente privado y festivo”, pero no en un espacio público, en donde el respeto a la verdad y, también, a las personas, debería guiar nuestras acciones.
Si alguien se ha desbocado, otros, que tienen también una responsabilidad, deberían reconducir la situación. Cuando se actúa como portavoz de un grupo, se representa a ese grupo. ¿Comparten pues los miembros del grupo de concejales del PP lo que sale por boca de su portavoz? Si la forma de hacer política es esta, conmigo que no cuenten.
Hay quien piensa que todo obedece a una planificación meditada: a un intento de denigrar la vida pública, a extender la creencia de que “todos son iguales”, para así esconder las propias limitaciones; pero no, afortunadamente no todos somos iguales. Los hay que, por fortuna, respetamos a las personas y a sus familias, aunque piensen y actúen de manera diferente a la nuestra.
Este artículo se publica también hoy en
Estad atentos: Mañana día 14 de febrero: "Robar y saquear"
* * *
En Tribuna de Salamanca, Braulio Llamero publica un artículo titulado "Bares de carretera", donde también reflexiona sobre el insulto como herramienta de algunos políticos. Entresacamos el párrafo final :
"No sé si no saben o no pueden. No sé si es que cegados por una derrota que siguen sin asimilar han perdido por completo la razón. El caso es que están dejando escapar a su odiado Zapatero vivo y además elevan cada día su pedestal, a golpe de insulto, que es la forma óptima de cohesionar el bloque electoral de los rivales, como podría demostrarles cualquier de esos bien pagados expertos que tienen a sueldo en el partido. Con los insultos y la denigración absoluta del adversario se hacen guerras, no política. La política es un arte que pide sutilezas; la principal: has de desacreditar al líder de los rivales sin herir a sus votantes porque aspiras que acaben por ser tuyos. ¿Cree alguien de veras que el estilo Lanzarote lamina el voto de los adversarios? Como siga por ahí, el PP va a sufrir una derrota dentro de un par de años de las que hacen época. Hasta en su propio electorado natural -obviamente el más templado- empiezan a asustarse"
Artículo completo en http://llamero.blogspot.com

1 Comments:

Blogger B. Llamero said...

Ya que me veo invitado a la "fiesta" informativo de este blog benaventano, una apostilla o "moraleja" al artículo de J.I. Martín Benito: unos entienden la política como un medio para algo más importante y otros la ven como un fin en si mismo. ¿De qué lado creen que está "este" PP?

3:53 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

relojes web gratis